Jul 272017
 
Octava generación del Phantom con su V12 biturbo de 6,75 litros es el Rolls-Royce tecnológicamente más avanzado hasta la fecha.

 «Desde su debut en 1925, el Rolls-Royce Phantom ha sido el automóvil preferido por los hombres y mujeres con más poder e influencia de todo el mundo y, por tanto, ha ostentado también una presencia constante en los acontecimientos históricos más relevantes.

 Ahora comienza un nuevo capítulo en la historia de Rolls-Royce, y el nuevo Phantom marca el camino de la industria del lujo a nivel global. Es una creación plena de belleza y poder, un símbolo de autoridad, riqueza y grandes logros. Es un icono y una imagen que se adapta a los deseos individuales de cada uno de nuestros clientes.»

Desde el momento en que Sir Henry Royce lo presentó en 1925, el Rolls-Royce Phantom fue unánimemente reconocido como «el mejor coche del mundo» por los entendidos. En estos últimos 92 años, ha llevado a los hombres y mujeres con más poder e influencia de todo el mundo a los acontecimientos históricos más relevantes.

Las nuevas generaciones de Phantoms que han aparecido desde entonces han logrado mantener el título de «mejor coche del mundo» gracias a la incansable búsqueda de la perfección por parte de Rolls-Royce, a un trabajo de ingeniería verdaderamente visionario, a una gran agudeza estética y a un profundo conocimiento de lo que debe ser un artículo de lujo líder en todo el mundo. Rolls-Royce lleva casi un siglo innovando para convertirse en punto de referencia y satisfacer a los amantes del lujo y a los clientes más exigentes.

Hoy se marcará un nuevo hito con la llegada del nuevo Phantom, la octava generación de un nombre legendario. Pero en Rolls-Royce no se han dado por satisfechos con lanzar un vehículo que es una proeza tecnológica y en el que se reinterpreta por completo en clave contemporánea el ADN del Phantom: han decidido revolucionar la industria del automóvil de lujo abandonando el trabajo con plataformas compartidas (práctica estándar en el sector) y creando un modelo de negocio de lujo totalmente nuevo.

A diferencia de lo que ocurre con otros supuestos fabricantes de coches de lujo, que intentan aprovechar las economías de escala compartiendo plataformas con fabricantes orientados al mercado de masas, Rolls-Royce ha concluido que el futuro del verdadero lujo está en la fabricación de pequeños volúmenes de automóviles basados en una «Arquitectura del lujo» exclusiva.

«Cuando llegamos a esa conclusión, vimos muy claro el destino de Rolls-Royce», según recuerda Torsten Müller-Ötvös, CEO de Rolls-Royce Motor Cars. «Todos nuestros clientes son grandes entendidos en materia de lujo, y todos ellos nos estaban pidiendo un producto más personal e individualizado. A nosotros nos quedó claro que eso es exactamente lo que debíamos darles.»

«Una de las claves para que Rolls-Royce materialice esa visión de ser la marca de lujo más importante de todo el mundo, ahora y en el futuro, es tener una arquitectura común a toda la familia Rolls-Royce», explica Philip Koehn, Director de Ingeniería. “La arquitectura del lujo” será la base de todos los futuros Rolls-Royce, no solo del nuevo Phantom. El Project Cullinan, las próximas encarnaciones del Ghost, el Wraith y el Dawn y todos los futuros proyectos de carrocerías personalizadas se montarán sobre esta arquitectura.»

«Nuestro enfoque», continúa Koehn, «se basa en forjar relaciones a largo plazo con pequeños proveedores, empresas familiares que se centrarán en trabajar con nosotros y nos darán una atención personalizada y unos resultados acordes con nuestras expectativas de calidad, muy superiores a las de cualquier otra firma automovilística. Que una marca opere de esa manera dentro de un gran grupo automovilístico es algo sin precedentes, verdaderamente revolucionario.»

¿Qué es «La arquitectura del lujo»?

«La arquitectura del lujo» es una arquitectura de estructura espacial, diseñada íntegramente en aluminio por los ingenieros de Rolls-Royce y que será la base de cualquier futuro Rolls-Royce, empezando por el nuevo Phantom. En otras palabras: los Rolls-Royce del futuro no tendrán la estructura monocasco que utilizan los fabricantes de gran consumo e incluso algunas marcas de lujo.

Se trata de un enfoque verdaderamente revolucionario en la industria del motor, un enfoque que se inspira en la posición de Rolls-Royce como firma de lujo dentro del sector automovilístico. Mientras que la mayoría de los supuestos fabricantes de lujo tienen que limitarse a compartir plataformas individuales de una gama concreta (por ejemplo, para sus vehículos SUV o GT) con marcas de gran consumo, lo que supone una inaceptable renuncia a sus principios, Rolls-Royce se mantendrá firme en su decisión de utilizar solo su propia arquitectura en todos sus vehículos, sin importar la gama.

Por su diseño y su ingeniería, nuestra arquitectura es escalable y adaptable a los requisitos de tamaño y peso de los diferentes modelos futuros de Rolls-Royce, sin importar que tengan diferentes sistemas de propulsión, tracción y control. Gracias a ello, servirá como base a largo plazo para la planificación de todos los futuros productos de la marca.

La nueva arquitectura, un 30 % más rígida que la de estructura espacial en la que se basaba el Phantom VII, es el elemento clave para que una nueva generación de vehículos ofrezca la experiencia Rolls-Royce en materia de comodidad (acústica, de viaje, de asientos), presencia exterior y espacio interior.

La ingeniería de una moderna obra maestra

El nuevo Phantom será el primer vehículo de una nueva generación de Rolls-Royces en los que se podrá sacar partido a «La arquitectura del lujo». Sobre la base de esa nueva arquitectura, la octava generación de Phantoms consolidará su posición como «mejor coche del mundo». La idea es partir de los mejores elementos fundamentales y elevarlos a un nuevo nivel de calidad.

La primera gran ventaja de la nueva arquitectura para el nuevo Phantom será su mayor ligereza y rigidez, la eficiencia en la producción de carrocerías con batalla estándar o ampliada y un diseño de la superficie exterior en el que no se han escatimado detalles.

La nueva estructura espacial, diseñada íntegramente en aluminio, ofrece una extraordinaria rigidez y ligereza en el chasis, así como un excepcional rendimiento funcional (el mejor de su clase). De hecho, el nuevo Phantom es un 30 % más rígido que su predecesor, por lo que viajar en él resulta aún más cómodo.

Junto a la mayor rigidez de la estructura espacial, cabe destacar la alta comodidad que ofrece el chasis, con suspensión neumática y sistemas de control de última generación que crean una incomparable sensación de conducción sin esfuerzo y un óptimo nivel de reducción de las vibraciones.

El nuevo eje delantero con doble horquilla y el eje trasero de cinco brazos ofrecen un impresionante nivel de control sobre las fuerzas de cizallamiento y los movimientos laterales y de balanceo. Aportan un increíble nivel de agilidad y estabilidad y, junto con la opción de dirección en las cuatro ruedas, contribuyen a transmitir una paz total al pasajero, sean cuales sean las condiciones de la conducción.

La célebre sensación de viajar en una alfombra mágica que transmiten los Rolls-Royce ahora es aún mejor gracias a la ligereza de la nueva arquitectura y a la suspensión neumática autonivelable de última generación. La suspensión realiza millones de cálculos por segundo a fin de que el sistema de ajuste de amortiguadores con control electrónico pueda adaptarse a la aceleración de la carrocería y las ruedas y a la información remitida por la cámara y el sistema de dirección. Además, este auténtico vehículo insignia lleva integrado en el parabrisas una cámara estéreo para ver lo que nos espera en la carretera (un poco como los primeros vehículos de motor, que, por ley, debían llevar delante una bandera roja de advertencia) y para ajustar la suspensión de forma proactiva (no reactiva) a velocidades de hasta 100 km/h. 

El automóvil más silencioso del mundo

No se han escatimado gastos para crear el automóvil más silencioso del mundo: además de incorporar lunas con doble acristalamiento de 6 mm en todo el coche y más de 130 kg de aislamiento acústico, el Phantom lleva las juntas de aluminio más grandes que se hayan forjado nunca en una carrocería en blanco para optimizar la insonorización y emplea materiales de alta absorción de ruido.

También ha mejorado el aislamiento del ruido de la carretera gracias a los paneles separadores de la estructura espacial y al empleo de planchas dobles de aleación en áreas del suelo. Se trata de una prestación única del nuevo Phantom. Otro elemento que contribuye al aislamiento acústico es la inserción de capas de fieltro y espuma de alta densidad entre las citadas planchas. Con ellas se consigue un nivel de silencio nunca visto.

Además, las capas de alta absorción bajo el tapizado del techo, en las puertas y en el maletero también ayudan a aislar y reducir la reverberación. Rolls-Royce ha trabajado también en estrecha colaboración con su proveedor de neumáticos para crear unas cubiertas acústicamente «estancas» que incorporan una capa de espuma especial; gracias a ella, se elimina el ruido generado en la cavidad del neumático y se reduce en 9 dB el ruido global del neumático. Así se puede conversar dentro del coche sin necesidad de levantar la voz.

El resultado es una perfecta sensación envolvente en un vehículo que, a 100 km/h, es aproximadamente un 10 % más silencioso que su predecesor. De hecho, cuando los ingenieros acústicos de Rolls-Royce repasaron por primera vez los resultados de las pruebas de vibración en carretera, los niveles de sonido eran tan bajos que tuvieron que revisar sus instrumentos para asegurarse de que estaban correctamente calibrados.

 

El corazón de un Rolls-Royce: reinventamos el magnífico motor V12

El corazón de cualquier Rolls-Royce de la era moderna es un motor V12. Ahora, al inicio de este nuevo capítulo en la historia de Rolls-Royce, el nuevo Phantom no solo disfrutará de «La arquitectura del lujo» y sus ventajas, sino también de un motor completamente nuevo.

Otro factor importante para crear el coche más silencioso del mundo era contar con un motor completamente silencioso. Ello implicaba lograr un nivel bajo de potencia de salida a bajas revoluciones. Por eso, para el nuevo Phantom se ha desarrollado un propulsor de 6,75 litros completamente nuevo que sustituye al anterior motor atmosférico V12.

El nuevo motor V12 del Phantom cuenta con dos turbocompresores que contribuyen a generar un par motor mínimo de 900 Nm a un valor increíblemente bajo de 1.700 rpm, pero generando 571 CV / 420 kW de potencia. De esta manera, se consigue avanzar casi en silencio a bajas velocidades (un aspecto esencial para desfiles y grandes ocasiones), pero también generar fácilmente un subidón de potencia cuando haga falta acelerar. Además, la transmisión asistida por satélite, junto con la caja de cambios ZF de 8 velocidades, garantizan que el conductor esté preparado para lo que pueda presentarse en la carretera.

 

El Rolls-Royce tecnológicamente más avanzado que ha existido

La arquitectura electrónica del nuevo Phantom es otro elemento de referencia. Se trata del componente de mayor tamaño que ha fabricado el Grupo BMW (y, por consiguiente, Rolls-Royce) y contribuye a que el nuevo Phantom sea el vehículo tecnológicamente más avanzado de la historia de Rolls-Royce.

Este sistema nervioso central conecta y controla los diversos sistemas de inteligencia avanzada del nuevo Phantom y lo convierte en el automóvil de lujo más moderno que existe. Entre los sistemas de ayuda a la conducción del nuevo Phantom cabe destacar, entre otros muchos, los siguientes: Alertness Assistant, un sistema de cuatro cámaras que incorpora las tecnologías Panoramic View (visión de 360°, incluida la vista de helicóptero) y Vision Assist, visión nocturna, programador de velocidad activo, sistemas de alerta (colisión, peatones, tráfico en sentido transversal, salida y cambio de carril), una pantalla HUD de alta resolución y 7″ x 3″ de tamaño, punto de acceso a Wi-Fi y, por supuesto, lo último en sistemas de navegación y multimedia.

El nuevo Phantom: una obra maestra del diseño contemporáneo

«Phantom es la personificación del estilo sin alardes, un nombre histórico que ocupa un espacio poco frecuente en el firmamento del lujo y evoca una magia propia e inusual. El nuevo Phantom es un brindis por una ilustre dinastía de diseño y, a la vez, una presencia moderna y revitalizada de cara a una nueva era de diseño en Rolls-Royce.»

Giles Taylor, Director de Diseño de Rolls-Royce Motor Cars

El nuevo Phantom es el primer Rolls-Royce que incorpora «La arquitectura del lujo». Se trata de una reinterpretación del ADN del Phantom con un diseño completamente nuevo y más contemporáneo, una presencia aún más icónica y una mayor elegancia en las líneas que sugiere equilibrio y estabilidad a altas velocidades y una llegada sin prisas que causará sensación.

La primera impresión del nuevo Phantom es su impresionante pureza. «La arquitectura del lujo» y los nuevos procesos de ingeniería, incluido el proceso de alta precisión mediante el cual se unen las piezas de la carrocería, garantizan que apenas se vean líneas entre los paneles. Así, el nuevo Phantom parece esculpido a partir de un bloque de aluminio. Es un auténtico triunfo de los departamentos de diseño e ingeniería, que han trabajado codo con codo para crear un automóvil espectacular, una verdadera obra maestra.

Ya en el gesto inicial del Phantom resulta evidente la actualización radical del diseño, con la reinterpretación de la rejilla Pantheon Grille como elemento básico. Además de su orientación vertical, resulta más enfática y queda más elevada que la del Phantom VII, con lo que el Espíritu del Éxtasis también sube aproximadamente un centímetro. Su diseño evoca los elementos futuristas que ya pudieron verse el año pasado en la rejilla del VISION NEXT 100, pero también resulta evidente la influencia de los Silver Cloud de la época de James Young.

Eso sí, a diferencia de todos los Phantoms anteriores, la rejilla del nuevo Phantom queda, por primera vez, integrada en el resto de la carrocería. Así se consigue un diseño más limpio y minimalista, que exuda modernidad y claridad y hace que las líneas del nuevo Phantom fluyan y conecten con un elemento tan icónico como dominante.

El nuevo diseño de los faros crea una expresión más confiada y centrada, con componentes internos esmerilados de aspecto fresco, abierto y optimista, además de incorporar un aro muy expresivo de luces de cruce y el más avanzado sistema de luces láser gracias al cual se llega a iluminar hasta 600 metros por delante del coche.

La rejilla está hecha de acero inoxidable pulido a mano, un material visualmente muy cálido y también muy táctil que destaca la naturaleza exclusiva e intemporal de este nuevo Phantom y su moderna arquitectura. De los extremos superiores de la rejilla emanan bandas de acero inoxidable pulido que luego avanzan en curva por los bordes superiores del capó y por el contorno del parabrisas, destacando las formas del capó en sentido longitudinal y combinando de manera fluida, como si las moviera el viento, con la parte inferior de la cabina.

Desde el lateral, el nuevo Phantom presenta las icónicas proporciones 2:1, presentes en generaciones anteriores del automóvil y que a tanta gente han enamorado. En esta ocasión, se ha añadido un voladizo corto en la parte delantera y otro más largo sobre la trasera, así como un perfil frontal recto y vertical y otro más fluido y curvo en la parte de atrás. Al contemplar el vehículo desde el lateral, las líneas traseras avanzan en oleadas hacia la línea lateral típica y dirigen la vista hacia la rueda delantera. Culmina el diseño la pieza de acero inoxidable pulido a mano de mayor tamaño que se haya montado en un automóvil.

Su aspecto suave y curvado destaca la elegante presencia del automóvil, permite mantener el icónico pilar en C, que crea una mayor intimidad, y hace que la transición hacia la parte trasera resulte visualmente más fluida. Además, se ha incluido una banda de acero inoxidable pulido en el bajopuerta del Phantom Extended Wheelbase para diferenciarlo de los otros modelos.

«El diseño del lateral del Phantom evoca la elegancia del Phantom V. Al separar la línea lateral delantera de la central, hemos creado una sensación de movimiento que luego vuelve en oleadas por la parte inferior del coche y da impresión de ligereza», según Taylor.

También hay numerosos elementos interesantes en la parte trasera del nuevo Phantom. El diseño evoca las fluidas y bellísimas líneas de los Phantoms de los años 50 y 60. La luna trasera, de nuevo definida por un marco de acero inoxidable impecablemente modelado de forma artesanal, tiene una forma más inclinada y las líneas traseras son más esbeltas que las del Phantom anterior, mientras que el diseño festoneado en la parte trasera del techo, sobre el espacio ocupado por el pasajero, garantiza espacio y libertad de movimientos respecto al propio techo.

También resulta muy atractivo el diseño perfilado de la parte trasera, realizado en aluminio termoformado a presión para limitar al máximo las juntas visibles y hacer que las líneas del parachoques fluyan en dirección hacia el diseño de la luz trasera. En la puerta del maletero, los sutiles pliegues recuerdan al diseño de los Phantoms anteriores, mucho más pronunciado, y fluyen hasta desembocar en una pieza de remate igualmente pronunciada.

También este elemento se ha fabricado en acero inoxidable, a juego con la rejilla delantera, y ayuda a que el aire fluya con elegancia hacia la parte de atrás del coche. Incluso el grupo de luces traseras brilla como una joya y cuenta con detalles exquisitos, como las famosas insignias «RR» grabadas en la superficie.

El acero inoxidable pulido a mano destaca asimismo como elemento que envuelve el primer punto de contacto con el nuevo Phantom: las manetas de las icónicas puertas de bisagra posterior. Rolls-Royce ha decidido ir a contracorriente y evitar los diseños insustanciales de hoy en día, ya que entiende que la esencia de una maneta Rolls-Royce es clave para los propietarios de estos automóviles y para su experiencia cotidiana de uso del vehículo: la sensación de tocar con la mano ese maravilloso material les resulta muy satisfactoria.

La expresión visual definitiva del Phantom son sus ruedas, que, lógicamente, responden al canon de proporciones de Rolls-Royce. Además, para que casi parezca que se está volando sobre el suelo, Rolls-Royce ha decidido utilizar una aleación de la máxima calidad en unas ruedas con un tamaño nunca visto. Con sus 55 cm de diámetro (una vez montados los neumáticos con el exclusivo sistema Seal Technology de Rolls-Royce), la sensación de viajar en alfombra mágica es más real que en ningún Rolls-Royce anterior.

 

Con el nuevo Phantom, Rolls-Royce ha creado una nueva referencia de máxima calidad. «La arquitectura del lujo», The Gallery, The Embrace, The Art of Movement, el uso de los mejores materiales disponibles y el incomparable trabajo de diseño e ingeniería de Rolls-Royce hacen que el nuevo Phantom sea no solo el mejor coche del mundo, sino también el artículo de lujo número uno en todo el planeta. Ahora comienza un nuevo capítulo en la historia de Rolls-Royce, y el nuevo Phantom marca el camino de la industria del lujo a nivel global.




<<< Volver a sección Actualidad Internacional

 

Share Button